lunes, 19 de diciembre de 2016

FELIZ NAVIDAD!!



Queridos amigos

llevo unos días tratando de encontrar un motivo adecuado para felicitaros la Navidad. Os aseguro que he recorrido muchas fórmulas que eran bonitas pero no me convencían del todo. Mi idea es transmitir el mensaje del Nacimiento de Cristo de una forma sencilla, como también fue sencilla su llegada a este mundo.





Este Nacimiento que os muestro es para mí una de las joyas que más aprecio. Es muy especial por su belleza y por cómo llegó a mis manos.

Fue hace ya mucho tiempo que estuve unos meses en México invitada por una amiga. En los recorridos típicos de todo el que visita un país extranjero visité lugares de arte popular mexicano. Había una tienda pequeña de un artesano, anciano ya, con su nieta, una jovencita no más de unos 15 años.

Este señor hacía las figuras en barro y su nieta las decoraba.





Me enamoré de la dulzura de sus caritas. La ternura de las ovejitas en diferentes posturas postrándose ante el Niño Dios. El gusto con que resaltaba la importancia del momento al decorar las figuras con atuendos yo diría que “celestiales”. 

Esta jovencita es una gran artista,  magnifica las vestimentas humildes por trajes realmente elegantes pero conservando la humildad de los pastorcitos y el detalle hermoso de las ovejitas. 

Los Magos de Oriente son piezas delicadas y hermosas.





Este nacimiento es todo ternura, delicadeza… es muy hermoso.

Bien, amigos, pues con estas hermosas imágenes del Nacimiento de Jesús, que un año más he vuelto a colocar en la repisa de la chimenea os deseo una FELIZ NAVIDAD en nuestras almas y en nuestras vidas, y que la Luz de este acontecimiento ilumine nuestras almas y nunca pierdan brillo… y recordad:

Siempre hay un lado amable de la vida”


María Dolores Velasco


sábado, 10 de diciembre de 2016

DISEÑANDO LA VIDA



DISEÑANDO LA VIDA

Amigos, hace unos meses que este blog enmudeció…

¿Recordáis estas palabras que escribí el día del estreno?

“Este es un blog dedicado exclusivamente a las cosas hermosas que hay en la vida. Cosas amables, sencillas…que puedan pintar una pequeña sonrisa en nuestros rostros, que nos despejen de nieblas el alma, que nos enseñen como buscarlas…”

Han pasado muchas cosas. La vida se empeñó en mostrarme su “lado no amable” y por consiguiente los acontecimientos no correspondían al diseño de esta página que creé el 24 de julio de 2016.

Mi esposo falleció en el mes de octubre después de un largo verano de tratamientos. No se lo llevó su enfermedad, lo aniquiló el agresivo tratamiento. Su organismo, ya muy castigado, no resistió.

Bien, ahora estoy aquí de nuevo después de mucho pensar: ¿Qué podría yo decir en estas páginas dedicadas al “Lado amable de la vida”?

Tal vez podría decir que Antonio trascendió a otra vida mejor, donde ya no hay sufrimiento…

Quizás podría decir que él se marchó pero a los pocos días llegó un nuevo miembro a la familia, un precioso nieto que se llama Gonzalo.

Unos se van…Otros vienen… Unos nos hacen llorar… otros nos llenan de felicidad y pintan una sonrisa en nuestros rostros…

Razón de más para justificar en este artículo uno de los mejores aspectos que nos muestra “EL LADO AMABLE DE LA VIDA”

Con cariño

María Dolores Velasco