domingo, 19 de marzo de 2017

UNA AMABLE PAREJA


UNA AMABLE PAREJA

                                                           Amable: Digno de ser amado.

Ayer los ví…

Estaba impaciente por verlos de nuevo y cuando los divisé allá a lo lejos con el paso sereno y sin prisas, como era su costumbre, sentí alegría. La última vez que me crucé con ellos estábamos en otoño y pensé: “son la propia imagen del otoño”. Otoño él, otoño ella, otoño el perro…

Estaba impaciente por verlos de nuevo. Durante todo el invierno no había coincidido con ellos y eso me inquietaba porque son dos personas que dejan un halo realmente amable.

Marido y mujer, muy ancianos en edad, aparentan rondar los 90, visten ropa casual de calidad y solo se les ve cuando sacan a pasear a su perro un Golden Retriever tan anciano como ellos e igualmente amable, ya sabéis que esta raza es realmente amorosa.

El hombre, alto, delgado, algo cheposo y con un sombrerito campero que le da un aspecto de sabio distraído, es el que lleva al perro y se adelanta unos pasos a su esposa, quizás porque ella camina más despacio, es más lenta, menos ágil.

Ella, alta también, delgada, viste siempre con falda, cazadora amplia, zapatos deportivos, con un aspecto despistado a juego con su marido.

Cuando me cruzo con ellos a ella se le ilumina el rostro y me dedica una amable sonrisa que yo respondo con otra. Nunca he hablado con ellos, pero nos reconocemos como vecinos.

Siento una ternura inmensa cuando veo a dos seres que llevan toda la vida juntos, serenos, amables, soportando el peso de los años. Imagino que el hecho de salir a pasear al perro debe ser un gran esfuerzo, pero su actitud es amorosa y serena.

Su personalidad me atrapa. Algo hay en esa pareja que me invita a tratar de adivinar como eran antes de envejecer, que profesión o trabajo tenían. Los identifico como profesores en la universidad por su aspecto y forma de vestir, o quizás científicos en sus laboratorios, o médicos, o filósofos… o escritores…deportistas… mi imaginación se desborda!!!! pero nunca les preguntaría su profesión, no es necesario, prefiero fantasear.

Lo cierto es que para mí no pasan desapercibidos, hay en ellos “algo” que me atrapa, me resultan tremendamente interesantes. Lo que sí hay algo real es que a su paso se siente, se palpa la serenidad que dan los años cuando la vida ha sido plena y eso se nota en sus rostros y en su porte amable. Nadie puede dar lo que no tiene y ellos tienen el don de la serenidad, del carisma que transmiten a los que nos cruzamos con ellos y somos capaces de sentir su presencia.

Llego a la verja de mi casa y ahí me quedo unos segundos mirando cómo se alejan, sin prisas, con sus pasos tranquilos, siguiendo su camino en este día tan soleado, tan propio para ir por las calles simplemente disfrutando de un buen día tan hermoso.

Hasta otro día, amigos.

María Dolores Velasco




17 comentarios:

  1. La serenidad de los años...un dulce y emotivo reflejo del paso del Tiempo por nuestras vidas. Un afectuoso beso, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mikel! no te habia reconocido, has entrado de incógnito con un nombre nuevo...jajajaja
      Gracias por estar en mis cosas y leerlas. Hacía tiempo que no nos conectábamos y me ha dado alegría saber que todavía te acuerdas de mí.
      Un gran abrazo

      Eliminar
    2. Mi querida amiga: Tus letras son un regalo divino...hay personas que saben iluminar el día con su amable sonrisa.
      Besitos y que Dios te bendiga.

      Eliminar
    3. Mucahs gracias amiga querida que siempre estás en mis cosas, siempre dando cariño y amistad.
      Hace muchos días que no veo a esta pareja y casi que me preocupo porque no pasean ahora que hace tan bueno...
      Un gran abrazo

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu relato y lo transmitiste con tanta maestría que sentía como si los viera o conociera también!!!Gracias,saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, querida Nieve, cuando las cosas se viven intensamente se pueden contar con las misma intensidad...y valga la redundancia.
      Yo soy muy observadora de mi alrededor, me encanta la gente, amo a la gente y por ello percibo cosas que otros, quizás por ir pensando en las suyas, no ven.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Ay, que fantástico relato del día a día. Ya te había oído hablar de esta pareja en otra ocasión y no dejó de admirarme de lo que una vida serena puede transmitir. Cómo me gustaría llegar a ser como ellos.

    ResponderEliminar
  4. La gente, si se es capaz de mirarla, transmite mucho. Yo diría que hasta se puede saber a que se dedican. Las personas somos muy estereotipados y la simple forma de vestir o de expresarse pueden ser indicios.
    Como digo en el relato, me gusta la gente y la hay muy interesante como son estas dos personas.
    Besitosssssss

    ResponderEliminar
  5. Dolores, you totally captured my mind with the story of this couple well into years..,so beautifully written. You are a talented story-teller my sweet friend with a beautiful gift of writing. I hope you might continue to share this sweet love story with us, your readers! Hugs, Pam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi querida amiga Pam, la gente me encanta, me gusta la gente y en mi lugar de residencia es diferente que en la gran ciudad donde todo el mundo va literalmente corriendo de aquí para allá como posesos...Esta pequeña ciudad es tranquila y en la calle las personas van serenamente a sus tareas. Yo misma he encontrado la serenidad aquí.
      Esta pareja me enamora y cuando algo me enamora tengo que expresarlo tratando de que el lector se haga una fiel idea de lo que muestro.
      Tengo muy retrasadas las lecturas de tus últimos post porque casi toda la semana he tenido que estar en Madrid por diferentes asuntos y en cuanto pisas la gran ciudad ésta te atrapa...y no te suelta.
      Hoy te mandaré un correo y fotos.
      Gracias por estar

      Eliminar
  6. Siempre has tenido el don de mirar mas allá del aspecto de las personas. Me ha encantado leer tu relato sobre la pareja a la que no conocemos en el sentido social de la palabra pero que si conocemos por lo que dicen sin decir palabra. Me voy hoy al trabajo con una sonrisa en la cara. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida niña, te digo lo mismo que a Pam. Cuando vivíamos en Madrid no había lugar para poder fijar la atención en nadie...eran vistos y no vistos, todo el mundo va corriendo a todo aunque sea a pasear. Aquí es diferente, la gente no va poseída y disfrutan paseando, hay mucha gente jubilada que bien pasean o se sientan en una terraza a disfrutar del no hacer nada...y da lugar a poder fijarte en personas interesantes.
      Besitossss

      Eliminar
  7. Siempre es un placer leerte. Este me encantó.
    Besos Mª Dolores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bel, gracias por tus comentarios siempre amables.
      Besitos

      Eliminar
  8. Dolores querida, aquí estoy, leyéndote con gran placer, amiga!!!
    Duce, tierno y amoroso relato pero...jajajaja, yo siempre con mis peros, mis reflexiones, sabes?, me he quedado pensando el por qué no preguntarles lo que solo imaginabas?, con todo respeto considero que al ver, escuchar y sentir tantas situaciones injustamente sorprendentes, me sucede, nos decimos: - Mejor no preguntar, prefiero pensar en lo bello que veo desde ellos que sorprenderme con alguna tristeza o algo que no sea agradable.
    Así es, mi querida amiga, seguramente son una pareja ejemplar, por qué no?, pero... mejor no preguntar, jajaja
    Me encantó pasar por tu humano y bello blog.
    Nos estamos comunicando
    Besos y sonrisas muy azules
    Lilian

    ResponderEliminar
  9. Hay personas que con su simple presencia llenan el espacio, el aire, el tiempo incluso. Y precisamente tú, con esta entrada nos presentas a unas que son así, por su esencia ya en sí misma ocupan esos pensamientos que de forma tan exquisita y tan tuya nos has plasmado en tus letras. Me hiciste pensar en un matrimonio que conozco solamente de vista pero que también cuando les veo o me cruzo con ellos transmiten una serenidad envidiable.

    Siempre un placer leerte.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegría verte, querida amiga.Efectivamente hay gente que con solo su presencia nos encanta y en realidad no se puede definir exactamente por que. Creo que son personas que tienen congénito ese lado amable que llama mi atención y me encanta verlos con ese paso lento...
      Un abrazo muy grande

      Eliminar