domingo, 4 de junio de 2017

BUSCANDO EL LADO AMABLE DE LA VIDA

"El ramo de la amistad" de Picasso




BUSCANDO EL LADO AMABLE DE LA VIDA


La felicidad se alcanza cuando
lo que uno piensa,
 lo que uno dice,
y lo que uno hace,
están en armonía”.


          MAHATMA GANDHI




Hola amigos, han pasado dos meses y mi blog ha estado enmudecido. Mis tareas han sido tales que no he podido ni siquiera darme cuenta de las cosas amables que hayan pasado por mi lado. Estoy segura que sí han pasado…pero yo no las he percibido al estar enfrascada en “mis cosas”.

Por fin se han terminado los papeleos legales derivados del fallecimiento de mi marido, o al menos eso quiero creer…
Bien, ahora estoy aquí delante de una pantalla y un papel virtual en blanco intentando deciros algo amable, algo positivo. No sé muy bien lo que decir porque los últimos acontecimientos que nos invaden en los medios de comunicación son altamente negativos y me dejan el alma totalmente encogida, pero al menos lo voy a intentar.

Todavía no he reanudado la normalidad, estoy tratando de acomodar mi vida a la circunstancia actual, es decir vivir sola. Echo de menos hablar con Antonio porque era un hombre muy culto del cual aprendí muchas cosas. Ha dejado inconclusos varios trabajos muy bonitos sobre los Templarios que yo ordenaré y guardaré cuidadosamente. 
Me encontré entre sus papeles el borrador de un ensayo ”Los Magos de Oriente y el Nacimiento de Jesús”  escrito desde el punto de vista de las tres religiones monoteístas. Antonio era un gran estudioso.

Me quedo pensativa unos momentos y se me ocurre la idea de descubrir una vida totalmente amable, maravillosa, feliz…
A veces tengo la impresión de que casi nadie puede hacerse a la idea de vivir en un mundo feliz, sin guerras, sin terrorismo, sin masacres gratuitas.
Habéis pensado qué nos contarían los periódicos? ¿Cuál serían los argumentos de las películas? Tengo una gran curiosidad por saber cómo sería esto, porque hoy día lo agradable, lo feliz, lo hermoso, no es noticia.

Busquemos el lado amable de la vida, de las cosas que nos rodean. La noticia deberá estar en nosotros mismos y la actitud con que se viven, en cómo pensamos, en cómo nos comunicamos y cuáles son nuestras acciones, independientemente de lo que pase a nuestro alrededor.

Me he hecho el firme propósito de analizar al cabo del día todo lo bueno que me pasa y estoy segura que la balanza se inclinará hacia las cosas buenas, sencillamente por dos razones: porque son muchas y habré sabido apreciarlas.

Bien, ahí os dejo la receta para ser feliz que elaboró el gran maestro Mahatma Gandhi.

Miles de abrazos

María Dolores Velasco





domingo, 19 de marzo de 2017

UNA AMABLE PAREJA


UNA AMABLE PAREJA

                                                           Amable: Digno de ser amado.

Ayer los ví…

Estaba impaciente por verlos de nuevo y cuando los divisé allá a lo lejos con el paso sereno y sin prisas, como era su costumbre, sentí alegría. La última vez que me crucé con ellos estábamos en otoño y pensé: “son la propia imagen del otoño”. Otoño él, otoño ella, otoño el perro…

Estaba impaciente por verlos de nuevo. Durante todo el invierno no había coincidido con ellos y eso me inquietaba porque son dos personas que dejan un halo realmente amable.

Marido y mujer, muy ancianos en edad, aparentan rondar los 90, visten ropa casual de calidad y solo se les ve cuando sacan a pasear a su perro un Golden Retriever tan anciano como ellos e igualmente amable, ya sabéis que esta raza es realmente amorosa.

El hombre, alto, delgado, algo cheposo y con un sombrerito campero que le da un aspecto de sabio distraído, es el que lleva al perro y se adelanta unos pasos a su esposa, quizás porque ella camina más despacio, es más lenta, menos ágil.

Ella, alta también, delgada, viste siempre con falda, cazadora amplia, zapatos deportivos, con un aspecto despistado a juego con su marido.

Cuando me cruzo con ellos a ella se le ilumina el rostro y me dedica una amable sonrisa que yo respondo con otra. Nunca he hablado con ellos, pero nos reconocemos como vecinos.

Siento una ternura inmensa cuando veo a dos seres que llevan toda la vida juntos, serenos, amables, soportando el peso de los años. Imagino que el hecho de salir a pasear al perro debe ser un gran esfuerzo, pero su actitud es amorosa y serena.

Su personalidad me atrapa. Algo hay en esa pareja que me invita a tratar de adivinar como eran antes de envejecer, que profesión o trabajo tenían. Los identifico como profesores en la universidad por su aspecto y forma de vestir, o quizás científicos en sus laboratorios, o médicos, o filósofos… o escritores…deportistas… mi imaginación se desborda!!!! pero nunca les preguntaría su profesión, no es necesario, prefiero fantasear.

Lo cierto es que para mí no pasan desapercibidos, hay en ellos “algo” que me atrapa, me resultan tremendamente interesantes. Lo que sí hay algo real es que a su paso se siente, se palpa la serenidad que dan los años cuando la vida ha sido plena y eso se nota en sus rostros y en su porte amable. Nadie puede dar lo que no tiene y ellos tienen el don de la serenidad, del carisma que transmiten a los que nos cruzamos con ellos y somos capaces de sentir su presencia.

Llego a la verja de mi casa y ahí me quedo unos segundos mirando cómo se alejan, sin prisas, con sus pasos tranquilos, siguiendo su camino en este día tan soleado, tan propio para ir por las calles simplemente disfrutando de un buen día tan hermoso.

Hasta otro día, amigos.

María Dolores Velasco




miércoles, 1 de febrero de 2017

UNA AMABLE EXPERIENCIA



Anoche asistí al concierto que Charles Aznavour ofrecía en Madrid en el Barclaycard Center de Madrid,( antes Palacio de los Deportes).
Sin duda alguna una muy amable experiencia de la cual todavía me siento impresionada.

Charles Aznavour tiene en la actualidad 92 años y en mayo cumplirá 93. Empezó su carrera artística en el año… ¡1954! Bueno no digo más que con la cantidad de años que tengo coleccionados, en ese año yo era todavía una niña…

Lo he traído aquí porque en las dos horas que duró el concierto -sin descanso y cantando en directo, nada de playback- casi no podía creer que alguien de esa edad estuviera en esas magníficas condiciones vocales y corporales.

Cantó maravillosamente, con ese gusto que le caracteriza, sintiendo lo que canta y por ello transmitiendo emociones…Cantaba, charlaba con el público con una hermosa dinámica de serenidad y sabiduría.

Una de las cosas que dijo de su secreto de “juventud” es que “siempre trata de recordar las cosas buenas de la vida, las negativas se le han olvidado”.

Amigos, eso sí que es sabiduría!!

Con lo cual reitero lo importante que es buscar el lado amable de la vida, los momentos felices, los episodios simpáticos que todos tenemos en nuestra mochila de la vida. Quizás los tengamos ahí en el fondo de esa mochila olvidados porque los acontecimientos actuales los han ensombrecido…no sé, quizás pensamos que nuestro ánimo no está para “tonterías” o que eso ya pasó y ahora toca sufrir…

Pues yo afirmo que los bellos recuerdos hay que actualizarlos, recordarlos y nada de añorar, porque añorar es negativo, hay que activar esa memoria y analizar como éramos cuando nos sentíamos felices. A lo mejor podríamos empezar a ser mentalmente jóvenes y seguir teniendo nuevas experiencias hermosas y agradables…como este gran señor de la canción:

Joven en su vejez cronológica, enamorado de la vida, que sabe transmitirlo, feliz de ser como es, con humor y dinamismo…

Aquí os dejo el vídeo que encontré en Youtube precisamente del anuncio de este concierto de anoche cuando cantó ya al final “La Boheme” y, con un aforo de 10.000 personas en esa inmensa sala, casi en su totalidad canturreamos con él.

Fue apoteósico!!

Maria Dolores Velasco